Tuesday, 7 October 2014

¿Y si HACF fuera interesante???

Si pudiéramos coger "Halt and catch fire" y "The Lottery" y mezclarlas en una batidora, podríamos dar con la clave de la serie perfecta. Cada una posee de lo que la otra carece. “The lottery” parte de una idea y de un concepto muy interesante, pero fracasa rotundamente en la ejecución. "HACF" tiene unas actuaciones fantásticas, una puesta en escena magistral y una dirección impecable. Pero la historia carece casi completamente de interés.

La maravilla de la televisión y de las series, te da esto ¿Quién se tragaría una serie basada en el desarrollo y elaboración del primero ordenador portátil? Seamos realistas. No puede ser más coñazo. Lo podrán vender como que es una lucha de David contra Goliat (IBM en este caso) o un reflejo fiel de una época que parece la prehistoria cuando fue hace apenas 20 años (ahora nos parece tan normal juguetear con nuestras tablets minúsculas). Pero la historia es tan vacua que pasa a un quinto plano




Claro que en HACF la trama importa un pepino, eso se sabe desde que planteas hacer una serie con tanto componente técnico-informáticos. Lo que importa es la vida cotidiana de unos visionarios enajenados que crearon un portátil por diferentes razones: unos por prestigio, otros por dinero y otros por enfermedad tecnológica. Narra sus debilidades, egoismos y sus miedos (no tan diferentes a los que podrían representarse 30 años después) Y tal vez lo menos importante sea lo que crean, sino esa magnífica capacidad de AMC de recrear otras épocas en sus series. Es descabellado decir o pensar que HACF es “mad med”, y que nos vaya a emocionar de esa manera. Pero no cabe duda de que sigue la senda de esta.

El dramático desarrollo de los personajes es realmente brillantes, sobre todo el de Lee Pace como Joe MacMillan  y Scoot McNairy (que ya tuvo un papel superlativo en “argo”, con el mismo vestuario y gafas similares) como Gordon Clark. El primero como el típico “vendedor” que no se casa con nadie y manipula a toda una empresa para ponerla a los pies de sus intereses. Su personaje tiene tanto de magnético como de repulsión. En el caso del personaje de Gordon Clark, representa el instinto humano de no dejarse vencer, de no pensar que lo que es, es lo que hay. Su papel de creador del hardware del futuro portátil es magnífico, en una lucha interna entre la estabilidad familiar y la locura creativa, que desemboca en un narcisismo exacerbado.



Es una serie para paladear intensamente, para refugiarte en cada capítulo. El último es sublime anticipando lo que será un segunda temporada con un ingeniero endiosado, la llegada de internet y un manipulador buscando su sitio. Pero asumámoslo: no es interesante ni aunque le busques tres pies al gato.

A "the Lottery" le ocurre lo contrario. Los mimbres eran estupendos, al menos para los amantes de la ciencia ficción, o de una ficción futurista. En este caso, una “epidemia” de esterilidad hace que dejen de naces niños en el mundo. Tras 6 años sin que nazca ninguno, se consiguen 100 óvulos fecundados. A partir de ahí, se crea una lotería (solo en US, claro) para ver qué mujeres son las afortunadas en engendrar, a lo mejor, la última generación humana. O al menos el futuro.

Yo ví la peli “Children of Men” de Alfonso Cuarón con Clive Owen, basada en un relato del mismo nombre de P. D. James y me gustó un montón. El argumento era muy similar, pero evidentemente no tenía nada que ver, porque lo que le ocurre a la serie es que el contenido está pésimamente desarrollado por unos actores propios de una serie palomitera del montón. Hasta la maldad  y severidad perpetua de Martin Donovan (rescatado del olvido como abogado en "homeland") en el papel del responsable del departamento todopoderoso de fertilidad, es más impostura que interpretación.



















Habiendo podido encontrar una baza argumental en la especie de gran hermano de ganado que se convierte el concurso post lotería, pasan tangencialmente por la humillación de las candidatas y la animalización de la raza humana, cuando podría ser lo más interesante de la serie. Es previsible, simple y aséptica hasta la náusea.


Al contrario que en HACF, que pasa de un argumento ramplón a una serie sublimemente ambientada y una carga emocional desbordante (aunque no tengas ni pajolera idea de ordenadores), en The lottery la vulgaridad se escapa por cada segundo de metraje. En el momento que rascas un poco la superficie, percibes el tufillo de serie de mediodía vendida como novedosa. La serie, haciendo un juego de palabras, es tan estéril a la hora de entretener como de generar un desarrollo argumental atractivo. 






2 comments:

  1. Estupendo análisis. Me parece muy interesante la comparativa que hace y la distinción entre idea/concepto y dirección/realización. Tenemos cantidad de ejemplos de la importancia de lo uno y de lo otro, y de lo ideal de conseguir el equilibrio entre ambos a la hora de realizar un producto de calidad. Mi idea es que una buena idea/guión en manos de unos malos realizadores probablemente acabe en fracaso, y sin embargo una idea insignificante en la manos adecuadas puede llegar a ser una maravilla (y si no que se lo pregunten a Hitchcock).

    ReplyDelete
  2. Estimado blogger,

    Soy Natalia, Responsable de Comunicación de Paperblog. Tras haberlo descubierto, me pongo en contacto contigo para invitarte a conocer el proyecto Paperblog, http://es.paperblog.com, un nuevo servicio de periodismo ciudadano. Paperblog es una plataforma digital que, a modo de revista de blogs, da a conocer los mejores artículos de los blogs inscritos.

    Si el concepto te interesa sólo tienes que proponer tu blog para participar. Los artículos estarían acompañados de tu nombre/seudónimo y ficha de perfil, además de varios vínculos hacia el blog original, al principio y al final de cada uno. Los más interesantes podrán ser seleccionados por el equipo para aparecer en Portada y tú podrás ser seleccionado como Autor del día.

    Espero que te motive el proyecto que iniciamos con tanta ilusión en enero de 2010. Échale un ojo y no dudes en escribirme para conocer más detalles.

    Recibe un cordial y afectuoso saludo,
    Natalia

    ReplyDelete