Tuesday, 9 September 2014

Ni Moe Szyslak salva Ray Donovan

La 2º temporada de Ray Donovan ha sido una tremenda decepción. No diré que es una absoluta mierda, pero sin duda es menos creíble, menos entretenida  y menos espontanea. A ratos se ha vuelto insoportable. Me aburre y no aporta nada nuevo y decir eso de una serie básicamente de acción y entretenimiento, no puede ser menos lisonjero

La 1º temporada, a pesar de algunas furibundas críticas que se vertieron sobre ella, me pareció muy decente. Muy buena si me apuras. El argumento de un tipo que soluciona problemas a lo Sr. Wolf era muy atractiva. Si además enlazas con un padre que sale de prisión con intención de recuperar los años perdidos, y si encima ese padre es Jon Voight (no el de cara de tonto de "National treasure" sino el de cara de cabron de "Heat" o "misión imposible"), había pocas posibilidades de fracaso.

Además contaba con la ventaja de las series nuevas: es más fácil sorprender al público con algo innovador, tienes tiempo de desarrollar los personajes y moldearles, y aun no se tienen suficientes argumentos para odiarla. Y Ray Donovan triunfó en ese estrato de series para adultos. Yo al menos me lo pasé pipa.




Y mira que la 2º temporada empezó bien. Parecía que se abrían nuevas tramas, con Micky Donovan en Mexico tomando tequila o con la aparición de nuevos personajes que querían indagar más en profundidad en lo que había sucedido aquella noche, en aquellos muelles, con Sully.


Debo mencionar en este aspecto a Hank Azaria, como el director del FBI de LA Ed Cochran, cuya actuación es de largo lo mejor de la temporada. Azaria es muy conocido en US sobre todo por sus doblajes y por poner voz a muchos personajes de los Simpson como Moe Szyslak, el jefe Wiggum, el tipo de la tienda de comics  o Apu Nahasapeemapetilon. Su papel de advenedizo director, dispuesto a todo por medrar con la colaboración de su esposa (Sherilyn Fenn, la sensual Audrey Horne de Twin Peaks), es una autentica  pasada.


Sin embargo antes de la mitad de la temporada, el personaje y esa parte de la trama desaparece dando paso a los aburridísimos embrollos familiares, más propios de "parenthood" o “brothers & sisters” que de una serie de acción. Se convierte en una sitcom con sexo y violencia encajada aleatoriamente sin demasiada coherencia. La verdad es que a nadie le importa si la hija se cepilla a un negro rapero, si el hijo tiene tendencias claramente homosexuales a pesar (o como consecuencia) del padre de bofetada y grito facil, si el hermano limitado trabaja en una tienda de bicis y demás paridas.


Y lamentablemente Jon Voight se ve envuelto en este despropósito televisivo. Le viene mejor el papel de secundario que tenía en la 1º temporada que un coprotagonismo tan claro, donde se intenta exprimir su historia sin, aparentemente, saber cómo acabarla. La historia con el agente de la condicional es una chorrada metida con calzador.


La temporada aporta tan poco y es tan repetitiva que hasta los bailes de Voight y sus caras de chulazo, son un calco de las de la primera temporada. Por su parte el personaje de Ray Donovan es vacio y carente de toda la intensidad de la 1º temporada: no trabaja en nada, no soluciona nada, sino que solo se pasea por su casa tratando de intimidad a su mujer y a sus hijos y de tener una vida aparentemente ordenada que nadie se traga. Si digo que lo mas interesante es su necesidad compulsiva de follar dos veces al día, os podeis hacer una idea de lo interesante que es el personaje.


En resumidas cuentas, o la serie cambia mucho en estos dos capítulos que restan, o será una candidata más que clara a serie desechada para siempre. Y esto no lo soluciona ni el bueno de Moe Szyslak.






2 comments:

  1. Gran nombre el de tu entrada, Ray Donovan en esta temporada 2 esta increible, Ha mejorado banstante, cada vez me gusta más.

    ReplyDelete
  2. No solo tu nombre es claramente u a incitacion homosexual sino que no te has leido un puto post. El post critica furibundamente la tempotada, campeon

    ReplyDelete